Tratamiento periodontitis

Periodoncia

Periodontitis (piorrea)

La periodontitis es una infección que afecta a los tejidos de soporte del diente. Como la gingivitis, afecta a las encías, pero se diferencia de ésta en que el hueso también está afectado. Se caracteriza por una destrucción progresiva de los tejidos de soporte del diente. La causa son las bacterias de la placa bacteriana que atacan las encías y el hueso de las personas que tienen predisposición a padecer esta enfermedad. Factores de riesgo como el tabaco, estrés, etc. aceleran la evolución de la enfermedad produciéndose finalmente la caída de los dientes en un periodo variable de tiempo.

Aún tratándose de una enfermedad que presenta una sintomatología muy precoz, como el sangrado de encías, lamentablemente no suele ser valorada por el paciente en su justa medida, ya que es una enfermedad indolora.

A medida que la enfermedad avanza sus signos y síntomas se hacen más evidentes.

Las señales son:

  • Dientes más largos por la retracción de las encías.
  • Movilidad dentaria debido a la reabsorción de hueso alrededor de los dientes. Su consecuencia final es la pérdida de las piezas dentarias.
  • Mal olor y sabor de boca producido por los productos de desecho del metabolismo de la placa bacteriana y el sarro.
  • Desplazamiento de los dientes debido a la pérdida de los tejidos de soporte dental que facilitan su migración. Esta circunstancia da lugar a malposiciones dentarias o  aumento del espacio entre los dientes.

La enfermedad periodontal tiene consecuencias sobre la salud, la función y la estética de los dientes y las encías. La recuperación de este proceso y sus consecuencias será mejor y más eficaz, cuanto más precozmente se detecte y se trate.

Tratamiento de la periodontitis:

Al igual que en el tratamiento de la gingivitis, una adecuada higiene oral por parte del paciente es fundamental para mantener unos óptimos resultados a largo plazo.

Una vez diagnosticamos que un paciente tiene periodontitis, pasamos a organizar las diferentes fases del tratamiento de la siguiente forma:

  • Visita de estudio periodontal.
    Estudio clínico: medimos los milímetros de pérdida de hueso en 6 localizaciones por diente mediante la introducción de una sonda periodontal milimetrada entre el diente y la encía, también evaluamos la retracción gingival, que son los milímetros de raíz “al aire” que presenta cada diente. Otros datos que registramos son el índice de placa bacteriana (cuantas localizaciones de cada diente están mal cepilladas y tienen placa), el índice de sangrado gingival (cuantas localizaciones sangran después de realizar el sondaje) y la movilidad dentaria. Todos estos datos los apuntamos en un periodontograma.Estudio radiológico: realizamos un estudio radiológico consistente en una serie periodontal de 14-16 radiografías periapicales. Estas radiografías nos permiten ver el porcentaje de pérdida de hueso que tiene cada diente, también nos permiten ver otras situaciones como caries o focos de infección.Estudio microbiológico: nos aportará información para saber si es necesario administrar un antibiótico específico contra la flora bacteriana que presenta el/la paciente. Dentro de la cavidad oral tenemos más de 400 especies bacterianas, sin embargo sólo estará indicado administrar antibiótico asociado al tratamiento periodontal frente a 2 de ellas con el objetivo de eliminarlas, ya que el resto de bacterias son “autóctonas” de la boca y nuestro objetivo será disminuir su cantidad mediante el tratamiento mecánico de raspado y alisado radicular y en caso necesario tratamiento quirúrgico. En la visita de estudio dedicaremos el tiempo necesario para evaluar y mejorar la técnica de cepillado, tanto con cepillo manual/eléctrico como con cepillos interdentales. Para obtener unos óptimos resultados a largo plazo es imprescindible que el/la paciente sea capaz de controlar la placa perfectamente.Los datos obtenidos en el estudio clínico y radiológico nos permitirán determinar un pronóstico para cada diente y elaborar el plan de tratamiento más adecuado para cada paciente.
  • Visitas de raspado y alisado radicular: La primera parte del tratamiento consiste en la eliminación del cálculo o sarro que existe por debajo de la encía mediante curetas y ultrasonidos, lo que se conoce como raspado y alisado radicular o fase básica. Este tratamiento se realiza bajo anestesia y/o sedación consciente con óxido nitroso y no debe ser molesto para el paciente ni durante ni después. Normalmente realizaremos el tratamiento de toda la boca en dos sesiones.
  • Visita de reevaluación: Aproximadamente un mes y medio después de haber realizado la fase básica realizamos una reevaluación para analizar la respuesta al tratamiento. En ella registraremos todos los datos clínicos en un nuevo periodontograma. En caso de que mediante la fase de raspados hayamos sido capaces de eliminar el sarro que había bajo la encía y el paciente no presente bolsas periodontales profundas ni sangrado, pasaremos a la fase de mantenimiento, que por lo general se realiza cada 6 meses. En caso de que en la reevaluación siga habiendo localizaciones con cálculo profundo (esto suele ocurrir cuando antes de la fase básica el sarro se encuentra a más de 5-6mm de profundidad), puede estar indicado realizar una fase quirúrgica.
  • Visita de cirugía periodontal: Esta fase no es necesaria en todos los pacientes ni tiene por qué serlo en todas las zonas de la boca. Consiste en una pequeña intervención en la que elevamos la encía con el objetivo de acceder al cálculo más profundo adherido en las raíces de los dientes. Se realiza mediante anestesia y no debe ser dolorosa durante ni después. En algunas situaciones somos capaces de regenerar el hueso perdido mediante la aplicación de diferentes productos en el fondo de los defectos óseos, lo que se conoce como regeneración periodontal.
  • Visitas de mantenimiento periodontal: La periodontitis es una enfermedad crónica y para controlarla es fundamental que los pacientes tengan una excelente higiene oral, reduzcan o eliminen el consumo de tabaco y acudan periódicamente a visitas de mantenimiento. En estas visitas realizaremos una monitorización de todas las localizaciones de la boca para confirmar que todo esté bajo control y procederemos a eliminar el cálculo existente tanto por encima como por debajo de la encía. Esta visita no debe ser dolorosa ni producir sensibilidad dental, ya que contamos con tecnología para evitarlo como son la última generación de ultrasonidos EMS Air Flow y las máquinas de sedación consciente con óxido nitroso que reducen drásticamente la sensibilidad en estos tratamientos.
    Lo normal en pacientes periodontales es acudir a visita de mantenimiento cada 6 meses aunque adecuaremos la frecuencia entre visitas en función de las necesidades de cada paciente.
tratamiento periodontitis